Bienvenidos a Miami Beach: La Guía KID

¿No les pasa que ven que alguno de sus contactos en Twitter o Instagram están en algún lugar que Uds. fueron y le quieren dar mil recomendaciones? ¿Solo a mí? OK.

Hace un par de días que un chico que sigo en Instagram está en South Beach, y cada dos por tres le comento diciendo que vaya a tal lado o no se pierda tal cosa. En vez de hartarlo, pobre, decidí escribir esta entrada para Kilo India Delta (y de paso para cambiar un poco los aires asiáticos).

img_4508

Mi mejor amiga Tina estuvo viviendo ahí un tiempo, por lo que este año terminé yendo más de una vez a verla. Miami parece estar mucho más cerca de Argentina que cualquier otra ciudad de Estados Unidos, y las ofertas de pasajes me permitieron volver una y otra vez al sur de Florida.

Como les decía, fui a Miami la primera vez porque Tina estaba ahí. Mi destino era Austin (por el SXSW, como les conté acá) y hacer la conexión ahí tenía sentido. Los primeros días todo me parecía bizarro. Las mujeres semi desnudas en las calles, los maniquíes con ropa horrenda y carísima, el olor a basura y cerveza caliente.

Sin embargo, solo bastaron un par de días más en South Beach para que me termine conquistando. Ojo, no lo comparo ni cerca con mi amor a New York o NOLA. Pero sí es un destino que vale la pena visitar – y no solo para ir al Apple Store ni a los Outlets.

¿Por qué me terminó de conquistar Miami?

– Ciudad en movimiento

Me encanta cuando una ciudad se puede recorrer a pie, o mejor aún: en bicicleta. Miami tiene cientos de recorridos para hacer a bordo de dos ruedas, y cientos de paradas de Citi Bike para alquilar una por el tiempo que consideres necesario.

IMG_5439.jpg

Para usarlas, vas a necesitar una tarjeta de crédito que actúa como garantía mientras estás de paseo. El sistema es bastante simple de usar. Dos advertencias:

1. Antes de elegir qué bici sacar, chequeá que ande bien la cadena y que las ruedas estén infladas.
2. No se puede andar el bici por la rambla de madera al costado de la playa. vas a poder subir hasta la 30 aproximadamente, y después tendrás que ir por la Collins.

Screen Shot 2016-12-02 at 12.28.34 PM.png
Para trasladarte al Downtown, Wynwood o Little Havana por ejemplo, podés usar Uber o Lyft. Tuve excelentes experiencias usando UberPool y Lyft Line en Miami, y el precio es significativamente menor. Significa tomarse un Uber/Lyft que recogerá a alguien más basándose en el recorrido a destino, para que compartan el auto y el gasto. Algo para tener en cuenta si solo son dos personas viajando.

– Almuerzo en Las Olas

img_5384

Este local de comida cubana, ubicado en la esquina de la 6th y Euclid, es una muestra perfecta de la vida latina en Florida. Ideal si no tenés tiempo de hacer el recorrido turístico por Little Havana, donde la buena comida es difícil de encontrar.

Gente hablando a los gritos, los empleados del local puteando en spanglish, los viejitos con su cafecito cubano, la fila de turistas y locales esperando por su “sandwich cubano”. Además, venden comidas preparadas y menúes diarios, deliciosos e híper abundantes: nunca me terminé uno. Si les hablás en español las porciones son aún más grandes. ¡En serio!

– El extremo South Pointe

img_5470

Cerca de Las Olas, bajando por la rambla hasta el “Punto Sur” de South Beach, encontrás este muelle. Es el punto de encuentro entre la playa y la marina: la combinación de colores es preciosa. Además, hay unos banquitos ideales para ver el atardecer, un parque de agua donde juegan niños a toda hora, y una vista privilegiada de los cruceros que abandonan el puerto Miamense. Si seguís bajando, a la derecha, hay un camino hermoso que te lleva a recorrer la marina propiamente dicha. Más adelante, en Alton y 10th, un Whole Foods bien lindo con un deck donde podés sentarte a tomar algo fresco o picar un hummus con pan pita.

– Playa sobre la 41st street

IMG_5392.jpg

Si bien la playa de Miami no varía demasiado en South Beach, hay una gran diferencia entre ir a la 17 y subir un poco más arriba. Si querés disfrutar de un día de mar azul y arena clarita, alejándote de la acumulación de gente, música fuerte y basura – subí hasta la 41. Pasando el hotel Eden Roc vas a ver un estacionamiento: bajá a la playa directamente desde allí. La tranquilidad y la belleza de esta zona es uno de los secretos mejores guardados de South Beach. Después de haber pasado un finde ahí, no pudimos volver a ir a la 17 – nos parecía un circo.

– Colorido y sensual Wynwood

Lo sé, Wynwood es el Brooklyn de Florida y es muy probable que ya esté en tus planes recorrer esta zona. Pero no podía dejar de nombrarlo. Wynwood es precioso. Colores, sonidos, aromas. Oferta de comida deliciosa, paseos para disfrutar (Incluso bajo la lluvia), murales increíbles. No quiero ahondar demasiado, pero hay dos cosas que no podés perderte en esta zona:

Wynwood Diner. Este restó ubicado en una de las esquinas centrales, es un local precioso por donde lo mires. De noche suele tener un DJ en vivo pasando música mientras la gente cena, y como es tan grande suelen tener lugar aún si no hiciste reserva. Si vas, pedí las papas fritas con queso parmesano y aceite de trufa: un viaje de ida.

 

 


Wynwood Walls. Una galería de arte de murales, al aire libre. Preparate para que los colores y las texturas te sorprendan. La mejor hora para ir es al atardecer, sino el sol es demasiado intenso o la oscuridad no te permite apreciar a full los detalles de los murales. Como extra, hay varias galerías de arte en la zona que podés visitar si te interesa este tipo de expresión urbana.

IMG_3818.jpg

Wood. Este bar esta justo cruzando la calle de Wynwood Diner, así que sin querer te armé el plan perfecto. Entrá, pasá al fondo. Ahí esta la magia. Un bar que tiene GRADAS donde algunos se sientan, otros bailan (pero no te pares, te alumbran con un láser.) La cabina del DJ es como una casita dispuesta en las alturas, y el tipo te anima la fiesta así vayas un miércoles o un viernes. Es increíble. Además, todas las noches tienen promociones. Había una de un shot de Jack Daniels + una Stella por 6 dólares. Casi me quedo a vivir.

– Pizza Secreta = THE BEST KIND OF PIZZA

Una noche, estaba muy antojada de pizza. Sin embargo, quería escapar de la pizza gigante y de los slice gomosos de las típicas pizzas americanas (ideales para un desayuno de resaca, no así para una cena de despedida.) Yelp me trajo la solución: MISTER-01.  Este bolichito de 6 mesas se encuentra escondido dentro de un edificio.

Caminábamos alrededor del pin sin encontrarlo, hasta que una chica se asomó y nos pregunto “¿Pizza?” – Cuando asentimos, hizo que la sigamos entre estacionamientos de autos y escaleras de emergencia. Fue una escena un poco bizarra, pero cuando abrió la puerta del antro valió la pena. El aroma a horno pizzero real, salsa de tomate con albahaca y montañas de ajo bronceado por el calor. Nos sentamos y comenzó la seguidilla de delicias: una picada tremenda, focaccia calentita, un Montepulciano D’Abruzzo que aún me acecha en sueños y la invitada de honor: una meat lover enorme que nos hizo grandiosamente felices.

 

 


Ideal para una cita de improvisto, o para llevar a alguien que quieren impresionar. Nada dice connoisseur tanto como recorrer pasillos oscuros antes de encontrar Nápoles en Miami. Eso sí: no menciones Yelp. Decí que te lo recomendó una amiga “de buen comer“.

– Comida Argentina + de cualquier otro lado

Voy a ser muy cursi: lo que más me gustó de Miami fue sentirme como en casa. Una noche volvíamos con Tina de Lost Weekend, un bar copado en South Beach, cuando ella me alertó: “- En ese market venden empanadas criollas.” No lo podía creer, hacía un mes que estaba fuera de casa y cuanto más lejos estoy de Córdoba más extraño las empanadas. Entramos, y un par de dólares más tarde, estábamos las dos caminando a casa, 3 de la mañana, lijeando empanadas como cuando vivíamos juntas en Nueva Córdoba.

Al mismo tiempo y no muy lejos de las empanadas, está Tap Tap. Un amigo me recomendó este local de comida Haitiana y se convirtió en uno de mis favoritos. Okra en salsa de coco y tomate, arroz con frijoles, Oxtail a las brasas, plátanos fritos y sobre todo: un ondón tremendo, desde la decoración a la gente que te atiende.

img_5509

En Miami hay Betos, Manolo’s. Hay asado y asadores en las playas (recomendado el parque de la 80th) y tantos argentinos dando vuelta que seguro te armás un picadito después de comer. Miami es una encrucijada de Latinoamérica y Estados Unidos, y en esta yuxtaposición se encuentra lo mejor de los dos mundos.


Si te gustaría saber más sobre compras en Miami, te recomiendo este post de la gran Floxie.

En dos semanas comienza la nueva GRAN aventura por los Estados Unidos. Sigan atentos a Kilo India Delta por muchos más viajes y relatos en primera persona de los destinos que recorremos.

Advertisements

3 thoughts on “Bienvenidos a Miami Beach: La Guía KID

  1. Hola, KID! Sólo te decía que te faltó “Beach” después de Miami en el título 😀

    Por allá en la calle 27-28 está un bar que se llama “The Broken Shaker.” En el patio/piscina del Freehand Hostel, excelente mix de SoBechistas y turistas…siempre lleno, ¡siempre buena onda!

    Hablando de farras, los que quieran una noche larga y (relativamente) barata en Miami Beach les recomiendo 100% que se anoten en un Pub Crawl! Por $20-25 conoces 4-5 bares y nightclubs, empezando en un pub o barcito dive y terminando en Mansion/Story/LIV…de lo más top. Sólo en covers te ahorras un montón de plata (especialmente los hombres)

    Ah, y siempre terminas haciendo amigos entre los otros ‘crawlers’! Win-win!

    Saludos!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s